La Cámara Nacional de Comercio (CNC) a través de su presidente, Marco Antonio Salinas planteó un nuevo relacionamiento con la República Popular de China, con la que se profundiza una relación comercial asimétrica, pero también millonarios contratos a favor de empresas del gigante asiático a cambio de inversiones solo en el sector minero.

Fuente: El País

“Creemos que tiene que haber otro tipo de relacionamiento con China; estamos totalmente abiertos al comercio internacional, creemos en el comercio internacional, pero creemos que China debe hacer inversiones, otro tipo de negociaciones con el país”, señaló.

 Salinas observó que China invirtió $us 500 millones en Bolivia solo en minería; es decir, para la explotación de recursos no renovables. “Y se adjudica grandes obras y son dineros que salen fuera del país, debería haber otro tipo de relacionamiento”, señaló.

A modo de ejemplo del impacto de medidas aprobadas por el Gobierno como el pago del doble aguinaldo si se registra un crecimiento del 4,5% o más del Producto Interno Bruto (PIB) dijo “con el doble aguinaldo los que se alegran son los chinos porque con ese dinero compramos cosas chinas en lugar de productos nacionales”.

La Fundación Jubileo en un reciente estudio de la relación comercial con China, estableció que en 12 años del Gobierno de Evo Morales, las importaciones desde la República Popular de China se multiplicaron por casi 10 veces, de $us 227 millones el 2006 a $us 2.027 millones el 2017, convirtiendo al gran asiático en el principal socio comercial de Bolivia.

Con datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Jubileo en su revista número 38 que lleva como principal tema: “Bolivia no diversifica sus exportaciones y la relación con China es la más desequilibrada”, señala que China es el principal socio comercial del país, pero paradójicamente también es con el que se mantiene la relación más inequitativa.

El embajador de China en Bolivia, Liang Yu en una entrevista concedida a ANF en marzo afirmó que en la actualidad aproximadamente 60 empresas chinas operan en Bolivia, y el valor del contrato por los proyectos alcanza a casi $us 7.000 millones, sin embargo aclaró que la deuda con su país hasta diciembre de 2017 alcanza a $us 609 millones.

Destacó que las docenas de carreteras construidas por las empresas chinas ha superado los 1.300 kilómetros expandiéndose por todas las regiones del territorio, las cuales han sentado una base sólida para el mejoramiento de la infraestructura de transporte y el proceso de industrialización del país.

También dijo que los intercambios humanístico-culturales entre ambos países se han intensificando. “La fiebre de la cultura china ha surgido en muchas partes de Bolivia. Cada vez más bolivianos considerando aprender chino como una moda”, dijo el diplomático.

Importaciones de China
Las importaciones de China se incrementaron de manera considerable desde el año 2000; hasta el 2017, el aumento fue de 2.807%; y en el periodo 2005-2017 fue de 1.143%.
Las importaciones de China representaron el 2017 el 22% del total de las compras que efectúa el país del resto del mundo, y se constituye en el mayor vendedor de productos hacia Bolivia.

En la oferta de productos de China hay cerca de 3.600 partidas arancelarias. En estos primeros seis meses del año, el valor total de las importaciones de China, y comparando con similar periodo del año anterior, disminuyó en -2,1%.

Hasta junio de 2018, los vehículos tipo minibús desde China fueron los más comprados por un monto de $us 38 millones; seguido de las turbinas de vapor por $us 34 millones; antenas por $us 33 millones; neumáticos por $us 26 millones; celulares por $us 24 millones; herbicidas por $us 23 millones e insecticidas por $us 16 millones. Los 19 principales productos de ese país representan cerca del 35% del total de las importaciones.