Fuente: El País

Pekín cree que los aranceles son una excusa de Washington para impedir su ascenso global